En el mundo del café, todo aquél que obtiene una calificación mayor a 84 puntos en una escala de 100 puede recibir el nombre de ‘café de especialidad’. Esta puntuación, otorgada por catadores profesionales, engloba el aroma, sabor, personalidad y carencia de defectos en cada gota de esta magnífica bebida.

En Don Gallo seleccionamos el mejor café de especialidad para que te resulte sencillo diferenciarlo del café comercial y, créenos que después de leer este post, estamos seguros de que no sólo te unirás a esta religión del buen gusto sino que además, mirarás el café comercial con otros ojos. ¡Empecemos!

honduras linda vista cafe de especialidad

1. Sabor y aroma: en los cafés de especialidad percibimos notas frutales, de frutos secos o chocolate, entre otros. Los cafés comerciales son amargos y nos cuesta distinguir matices.

2. El grano o especie: un café de especialidad siempre procede de arábica y el comercial está a menudo mezclado con la especie robusta, ya que sus precios son más bajos. Además, se emplean granos defectuosos.

semilla de cafe

3. El proceso: la recolección manual de es uno de los pasos clave en la cosecha de café especial. Posteriormente, un proceso lavado dará cafés con menos defectos si la fermentación se hace correctamente. El café de especialidad pasa por más controles de calidad que el comercial.

4. El tueste: para que un café muestre todo su esplendor debe estar recién tostado. Algunos cafés comerciales pueden llevar meses tostados y, además, los cafés de menor calidad reciben tuestes más largos, más oscuros para unificar sabores y enmascarar sabores de los granos defectuosos.

tueste del cafe don gallo

5. La responsabilidad social: elegir un café de especialidad significa que se cumplen unos valores éticos, medioambientales y de calidad. En éstos, siempre tenemos información acerca de las personas involucradas en todo el proceso, es decir, la trazabilidad del grano a la taza.Los cafés comerciales no indican ninguna certificación u origen.

cafe fair trade

6. El packaging: los cafés comerciales e instantáneos se encuentran enlatados habitualmente en pequeños envases de plástico, vidrio y sobres, mientras que los de especialidad podemos distinguirlos por venir con el grano entero, bien en paquetes de kilo o menor, y necesita ser molido antes de su preparación. Un café de especialidad informa en su etiqueta sobre la fecha de tueste, origen, la finca, la altura, el proceso y la variedad, en los comerciales estos datos ni están ni se les espera.

7. El consumidor final: aquél que aprecia que lo que hay en su taza pertenece a una pequeña parte de la producción mundial de café será diferente al que se hace un instantáneo antes de irse corriendo al trabajo.

Ahora que ya sabes un poco más, te mereces el mejor café. Un café que haya sido tostado de forma artesanal sacando la máxima expresión en cada grano.